Tireóforos: Los acorazados de la Era Terciaria

Una de las familias de dinosaurios menos conocida por la mayoría de la gente son los Tireóforos ¿Qué gracia en particular tenía este grupo de animales prehistóricos? Eran verdaderos tanques acorazados, provistos de  una piel durísima y casi impenetrable.

Su aspecto rechoncho y corpulento era complementado con púas en la cola (así como el Stegosaurio), o a veces caparazones con placas que le daban una apariencia rocosa. En otros casos, también cuernos y hasta un verdadero mazo en su cola (el caso del Anquilosaurio).

En general la morfología de estos reptiles que habitaron el planeta desde el Triásico hasta bien avanzado el período Cretácico era bastante heterogénea. Existieron algunos de cabeza pequeña, y otros enormemente cabezones; algunos altos y con crestas en su dorso, lo cual realzaba su estatura, pero también existieron los que eran chatos y aplanados. El patrón común de estos animales era ser cuadrúpedos y tener la misma pelvis que poseen las aves actuales. Es por esta razón que se dice que estos reptiles eran ornitisquios.

Al verse amenazados por algún cazador, incluso eran capaces de pararse sobre sus patas traseras y así mostrar el volumen descomunal de su enorme cuerpo. Pese a que podían resultar intimidantes, se trataba de criaturas pacíficas, herbívoros que pasaban casi todo el día comiendo plantas, y que sólo atacaban para defenderse de la ofensiva de sus no menos temibles predadores.

Comentarios

comentarios