Styracosaurio: El reptil espinudo

Este acorazado existió hace unos 80 millones de años y fue uno de los representantes más importantes de la familia de los ornitisquios ceratópsidos

Hablar del Styracosaurio es referirse a un dinosaurio herbívoro y acorazado, que llegó a ser uno de los animales más impresionantes y espléndidos que haya existido durante el período Cretácico. Habitó hace unos 75 a 80 millones de años en la actual Norteamérica y fue un pariente cercano de otro tanque viviente: el Triceratops.

El aspecto del styracosaurio era bastante peculiar: fue un cuadrúpedo de unos seis metros de largo y casi tres de altura, que estaba provisto de un enorme cuerno de 60 centímetros en su nariz además entre seis y ocho cachos que coronaban su tremenda cabezota. Debido a su particular aspecto es que fue bautizado como “styracosaurio”, que significa “reptil espinoso”.

Cuernudo y resistente

Perteneció al orden de los ornitisquios, es decir dinosaurios con una configuración ósea de su cadera muy parecida a las de las aves. Pero dentro de este grupo específico de criaturas era un miembro además de una de las familias más representativas de la fauna prehistórica: los ceratópsidos, los cuales eran cuadrúpedos lentos y pesados, pero muy resistentes, provistos de un pico en su boca y uno o más cachos adosados a su rocoso cráneo.

Pese a que el styracosaurio comía plantas, probablemente fue casi tan temido como cualquier predador. Si bien no debe haber sido un animal tan agresivo, al verse amenazado de seguro que sacudía su imponente cabeza llena de cachos y espinas, con tal de intimidar a su oponente. Si eso no resultaba, su “plan B” era mucho más violento: abalanzarse como una locomotora para embestir con potencia a su rival. De seguro que ni el más inquietante cazador sería capaz de quedar inmune ante un golpe certero de esta brutal bestia.

Styracosaurus

Comentarios

comentarios