Perrito sin ojos da el ejemplo ayudando a humanos enfermos

Esta es la sorprendente historia de Smiley, un golden retriever de 12 años que nació ciego, pero sin embargo es un destacado sabueso de terapia para personas con diversos problemas

Hace ya doce años nació en Stouffville (Canadá) un animal muy singular: Smiley, un perro de raza Golden Retriever que llegó al mundo sin ojos y estuvo a punto de ser sacrificado, pero gracias al destino  ahora se dedica a alegrar a personas que padecen de males tanto o más graves que el suyo. Sin dudas, una historia de superación que tiene ciertos tintes sobrecogedores, casi como si se tratase de una película o un cuento.

Hace más de una década, nacía un pequeño cachorro desprovisto de ojos, al cual se le iba a aplicar la eutanasia, para evitarle una vida llena de sufrimientos y pesares. Sin embargo, la terapeuta Joanne George decidió adoptarlo y protegerlo, pero no sólo eso: lo entrenó para que pudiera desarrollar sus otros sentidos, y así aportar en una tarea tan noble como es la de cuidar a personas enfermas.

Actualmente, y ya en el ocaso de su vida perruna, Smiley se dedica a acompañar a pacientes que sufren de graves patologías, y también a ancianos que permanecen postrados en casas de reposo. Uno de los casos más increíbles fue cuando el animal visitó a un hombre con parálisis, el cual llevaba meses sin moverse. Pese a ello, el contacto con este veterano Golden Retriever hizo que el afectado esbozara una sonrisa, una reacción que jamás le habían visto en el hospital donde estaba internado.

Smiley es un animal tan fiel con su dueña, que para ella es mucho más que una mascota: es su compañero inseparable, su mejor amigo. “Su presencia cambió mi vida. Incluso me acompañó a mi primera cita y fue el portador de mi anillo el día de mi boda”, aseguró la emocionada Joanne George. Quien lo iba a decir: el perro fue bautizado como Smiley por su aspecto amistoso y sonriente,  pero finalmente ese animal que tenía todo para haber hecho de su vida un tormento terminó dándole alegrías a todos quienes lo rodearon.

Comentarios

comentarios