Los Tres revelan su actual condición y se llevan Gaviota de Oro

No venían de meses fáciles Los Tres. Tras la sorpresiva renuncia del histórico Ángel Parra, un videoclip con una historia de femicidio los tuvo en el ojo del huracán. Sin embargo, esta noche en la Quinta Vergara el grupo demostró que aún le quedan varias vidas en este juego, y que sus últimos ajustes bien le pueden dar cuerda para varias aventuras más.

Claro que su paso no comenzó con ellos en el escenario, sino con Fernando González tomando el lugar de Rafael Araneda en la animación. El ex tenista fue el encargado de presentar “a grandes amigos míos”, quienes luego abrieron el show con “Sudapara” cuando el reloj bordeaba las 02:20 de la madrugada. La hora prende las alarmas de cara a jornadas como la del miércoles 26 y el viernes 28, donde habrá cuatro y cinco nombres en pauta (hoy fueron tres, y el telón se bajó a las 04:00).

El orden también los llevó a actuar con una considerable merma en el público, que hacia el final totalizaba cerca de siete mil personas en las gradas.

Ello no fue impediento para que Álvaro Henríquez se mostrara permanentemente lúdico y sarcástico, sobre todo en la antesala de “Hojas de té”, cuando dijo que sería recomendable legalizar en Chile cierta “planta de hojas verdes”, y en el epílogo de “Olor a gas”, cuando incitó al público a que alargara la “s” al final de esa frase, cual fuga del combustible.

Pero ésos no fueron más que los complementos de una veleda en la que el ahora cuarteto se sacudió la incertidumbre en torno a su estado actual, con Sebastián Cabib cumpliendo en la de todos modos imposible misión de reemplazar a Parra, en el puesto más sensible de los dos recién completados (el otro es la batería de…)

Así, sonaron con fidelidad cercana a la habitual temas como “La Torre de Babel”, “Tírate”, “Pájaros de fuego”, “Amor violento”, una tanda de cuecas, y el reciente y polémico “Hey hey hey”, incluidos fragmentos de su aún más polémico videoclip.

Es cierto que, como criticaba Parra, fueron totalmente soslayados los últimos dos discos de los penquistas, pero convengamos en que también hay algo de relanzamiento en esto. Si Los Tres de hoy seguirán estrujando el pasado o buscarán abrir nuevas páginas para el futuro, es algo que aún está por verse. Por ahora, una antorcha de plata y otra de oro (algo tardías), más Gaviota de Plata y Oro, pueden constituir un buen incentivo.

Fuente: Sebastián Cerda / Emol.com

 

Comentarios

comentarios