Los siete pecados capitales también están en Twitter

Para muchos, esta es la red social más adictiva de todas, ya que es la que más se utiliza para intercambio de opiniones. Pero en el cibermundo de Twitter, no todo lo que brilla es oro…

En el ciberespacio de internet, Twitter es un mundo aparte. En esta red social cohabitan una gran variedad de personas: los románticos, los chistosos, los comentaristas políticos, los expertos políticos, los científicos, los fanáticos del deporte, los “haters”, y como no, también las marcas comerciales que buscan hacer publicidad gratuita. Es así como, dentro de esa gran variedad de usuarios, no pocos caen en alguno de los ya bien conocidos siete pecados capitales. Acá les explicamos cuáles son:

1)      Lujuria: Como en muchos sitios de internet, hay varios usuarios que confunden la sensualidad y el erotismo con la pornografía, poniendo fotografías (no necesariamente de ellos) en donde el sexo es totalmente explícito. Para bien o para mal, Twitter está lleno de este tipo de gente.

2)      Gula: Acá no consiste en la gula por la comida, sino que por los seguidores. Muchos hacen suya la frase “sígueme y te sigo”, mostrando una verdadera obsesión por acumular followers. En realidad, es mucho más valioso sumar seguidores por el contenido de lo que escribes más que por andárselo casi mendigando al resto.

3)      Avaricia: Algunas personas quieren sólo para ellos los reconocimientos en Twitter, y no para compartir el crédito de cierta publicación con alguien más. Llegar y copiar descaradamente un tweet de otro usuario solamente para que el resto crea que se te ocurrió a ti es un acto típico que demuestra avaricia.

4)      Pereza: De los millones de usuarios de Twitter, hay varios miles que actualizan su cuenta una vez a la semana, al mes o incluso hace un año que la dejaron abandonada. Para ellos, puede ser indiferencia por esta red social, pero para los otros usuarios se puede interpretar como “pereza” (o flojera).

5)      Ira: En Twitter existen los llamados “haters” (término que viene del inglés “hate, que significa “odio”). Estas personas se hacen una cuenta principalmente para expresar su frustración hacia el mundo y reclamar prácticamente por todo, y además para atacar con toda clase de improperios a quienes tienen una postura futbolística, política o religiosa opuesta a la de ellos.

6)      Envidia: Va muy de la mano con la ira. A veces hay personas que logran hacer que su cuenta de Twitter sea muy exitosa y lograr una gran cantidad de seguidores. Esto a veces genera envidia entre otros usuarios, que incluso pueden estar entre sus propios seguidores, los cuales no dudarán en relativizar el éxito ajeno en la red social, ironizando con ello.

7)      Soberbia: Muchas veces, la cuenta de Twitter de alguien es la extensión de la personalidad de esa persona. Hay gente que hace gala de una soberbia tremenda, mostrando datos o fotos de sus panoramas, vacaciones y de su vida privada que a la gran mayoría de los usuarios no les va ni les viene saber

Comentarios

comentarios