Increíbles predicciones de la Literatura de Ciencia Ficción

Variados son los objetos o artículos, así como ciertas tendencias actuales, que fueron profetizados en el pasado por destacados escritores, los cuales finalmente terminaron por cumplirse

Oficialmente, el hombre llegó a la Luna el día 20 de julio de 1969, en una fecha que fue histórica y catalogada por uno de sus protagonistas como “un pequeño paso para el hombre, pero un gran paso para la Humanidad”. Sin embargo, esos viajes lunares que terminarían siendo el ícono de un período glorioso para las ciencias conocido como “Carrera Espacial” ya figuraban hace rato en el inconsciente colectivo, pero no como algo real sino que como parte de la ficción propuesta por uno de los escritores más geniales que haya existido: Julio Verne.

Efectivamente, Verne escribió en 1865 el libro “De la Tierra a la Luna”, donde relataba un viaje alrededor de este satélite natural gracias al vuelo de un cohete lanzado desde un enorme cañón (“Columbiad”) ubicado en el estado de Florida (EEUU). De hecho, las predicciones de este literato francés fueron tan notables que no sólo se anticipó a esta hazaña, sino que también a la existencia del submarino, en su libro “Veinte mil leguas de viaje submarino”.

Sin embargo, Julio Verne no fue el único autor que se anticipó a sus tiempos. También hubo otros casos realmente célebres y que nos siguen impactando hasta el día de hoy: en su novela “Brave New World”, Aldous Huxley relata el uso de un fármaco conocido como Soma, el cual alteraba el malhumor de las personas y las hacía momentáneamente más felices, tal como actualmente son los antidepresivos. Otro caso asombroso fue el de Arthur C. Clarke, quien describió en “A Space Odyssey” (1968) la existencia de aparatos similares a los actuales iPad.

A su vez, William Gibson escribió “Neuromante” (1984), novela que inspiró a la película “Matrix”. En la cual se hablaba de piratas informáticos que robaban toda clase de información desde el ciberspacio. Todo eso, mientras la internet estaba recién en pañales y era conocida solamente por técnicos muy especializados.

Finalmente, George Orwell en su novela “1984”, que en realidad fue escrita en 1949, habló de un control de las vidas por parte de un gobierno central, el cual personificó en El Gran Hermano, un intimidante vigilante omnipresente en la vida de los ciudadanos. Este tipo de monitoreo con rasgos realmente siniestros fue realidad durante la Guerra Fría en algunos hogares de la ex Unión Soviética, e incluso –claro que en menor medida- ahora en pleno siglo XXI hay gobiernos que “espían” mucho de lo que las personas dicen o escriben en las redes sociales, principalmente Twitter y Facebook.

Comentarios

comentarios