Fosa: El gran predador de Madagascar

Habitante tradicional de una isla con una fauna única en el mundo -la cual se caracteriza por ser el hogar natural de una gran variedad de herbívoros- este mamífero tiene el indiscutido honor de ser el cazador por excelencia

Madagascar es la isla más grande de África, pero además tiene otra particularidad que lo hace ser un lugar único: su ecosistema, poblado por gran una cantidad de aves y lémures. En este entorno plagado de herbívoros sobresale el predador más temido del barrio: el Fosa, que en realidad tampoco es un cazador tan imponente, ya que su tamaño apenas dobla al de un gato doméstico.

Fosa, el cazador

El Fosa (Cryptoprocta ferox) es un mamífero de la familia Eupleridae, el cual pese a su aspecto no tiene nada que ver con los felinos, sino que está mucho más emparentado con las mangostas. Su nombre científico describe dos de sus mayores cualidades: su bolsa anal escondida (por eso se le llama “Cryptoprocta“) y su salvajismo a la hora de pelear (de ahí el apelativo “ferox”).

Algunas de las principales características anatómicas son su caja craneana dura y compacta, grandes órbitas oculares, afiladas garras retráctiles y una dentadura capaz de desgarrar a cualquier presa de su mismo volumen. El individuo adulto mide unos 80 cms. de largo (más 90 cms. de cola) y pesa entre 10 y 14 kilos.

Este animal tiene la particularidad de ser demasiado ágil, pudiendo escalar árboles con mucha facilidad, y saltar de una rama a otra como si nada. Es de hábitos nocturnos, y su dieta principal está compuesta por los lémures (animal emblemático de Madagascar), además de aves y grandes insectos. Lamentablemente, en la actualidad el Fosa está en peligro de extinción y se estima que hay apenas unos 2.500 individuos viviendo en estado salvaje.

Comentarios

comentarios