El osado show con que Miley Cyrus regresa a Chile

La cantante norteamericana Miley Cyrus ya está en Chile luego de su exitoso paso por Brasil, parte de la gira latinoamericana del Bangerz Tour. 

A eso de las 07.00 horas, la cantante de We can’t stop llegó a Santiago a bordo de un jet privado, para luego trasladarse a su hotel, donde planea descansar durante todo el día. Y aunque no tiene actividades agendadas, se presume que podría salir de paseo por algún restaurante capitalino, especializado en productos del mar.10655121_1475492409384289_2021910970_n

Cyrus acaba de llegar de Brasil, donde realizó dos conciertos el 26 de septiembre en Sao Paulo y el 28 en Rio de Janeiro, donde llegó con su osado espectáculo, muy diferente al que realizó en 2011, cuando se presentó por primera vez en el país en el Estadio Nacional.

El tour, que partió en febrero en Canadá, y fiel al cambio de imagen de la artista, ha experimentado numerosas polémicas. Una de ellas, cuando el 2 de julio pasado se emitió un especial televisado de la gira. Bajo el título Miley Cyrus: The Bangerz Tour, la NBC mostró los conciertos de Barcelona y Lisboa, además de escenas del backstage, lo que le valió quejas por indecencia y blasfemia que fueron analizadas por La Comisión Federal de Comunicaciones.

Más tarde, se hizo público otro problema:  la prohibición de su show en República Dominicana por decisión de la Comisión Nacional de Espectáculos Públicos y Radiofonía, considerando que su concierto va contra la moral. La entidad señaló que las presentaciones de Cyrus contienen “vestuarios inadecuados, corrupción del  lenguaje, imágenes y frases perversas”.

En la ciudad de Monterrey, México, fue acusada de “faltara el respeto a los símbolos patrios”, cuando en pleno escenario recibía golpes en su trasero con la bandera mexicana.

Al inicio del tour, incluso, se especuló su cancelación por sus alusiones a la marihuana y la simulación de una masturbación sobre un automóvil, lo que finalmente quedó en nada.

1208260_326832494156317_63026502_nCon diseños de  Marc Jacobs y aportes incluso de  Roberto Cavalli, la cantante aparece en el escenario con mallas y transparencias, considerando unos 10 cambios de vestuario a lo largo del show, que tiene una duración cercana a las dos horas.

Entre sus atuendos destacan el diminuto traje rojo en el tema Do My Thang, o el body con diseños de hojas de marihuana para la canción Love Money Party, aunque gran parte de la gira Latinoamericana se ha visto modificada. Algunas de las escenas ausentes son las que incluyen la presencia de un hot-dog gigante o el Floyd gigante, que recuerda a una fallecida mascota.

Gran parte del show se centra en su último y exitoso disco, Bangerz (2013), pero también ha repasado temas anteriores a su cambio de imagen como Party in the U.S.A. y Can’t Be Tamed. Los covers también son muy esperados en cada una de sus presentaciones: ya ha realizado nuevas versiones de hits como Hey Ya! de OutKast  o el clásico Lucy in the Sky with Diamonds de The Beatles.

La artista acaba de pasar por Brasil, donde incluso se dio el tiempo de salir con sus amigos y publicar numerosas fotos de su salida en Instagram.

Fuente: La Tercera

 

Comentarios

comentarios