El insólito caso de Zeus, el búho de la “mirada estrellada

Este animal fue encontrado afuera de una casa de campo en EEUU. Carece de cristalino en sus ojos, por lo que al mirarlo fijamente sólo es posible ver su humor vítreo

Los búhos son criaturas que tienen una serie de características muy particulares que los hacen ser distintos al resto de las aves. Poseedores de una de las visiones más agudas del reino animal, y además capaces de mirar de noche como casi ningún otro ser puede hacerlo, acá les contaremos un caso que en verdad es diametralmente opuesto: Zeus, el pequeño búho ciego que no puede ver las estrellas durante la noche, mientras que en sus ojos brilla una verdadera constelación en miniatura.

Zeus fue encontrado junto a una casa de campo en la pradera norteamericana, y de inmediato llamó la atención por su mirada, en la cual no era posible ver un cristalino de color, sino que por el contrario en sus dos ojos se observaba una mancha difusa y de tonalidad azulina, provista de varios puntos brillosos que semejaban una constelación de estrellas. Esa anomalía de sus ojos fue algo que de inmediato llamó la atención de quienes lo encontraron. Al percatarse de que en realidad se trataba de un animal que ciego, fue llevado a un centro de recuperación de la vida salvaje ubicado en California, para ver si ese problema tenía o no una solución.

Tras ser examinado por especialistas, se pudo constatar que la patología que afectaba a este amistoso buhito era una degeneración corneal, una endoteliopatía (inflamación intraocular crónica que afecta a la retina), además de una uveítis (hinchazón o irritación de la úvea, que es la capa media del ojo). Aparte de esto, establecieron que presenta catarata ocular, carece de iris, y se constató que esas manchas que le brillan son el resultado de pigmentos de pequeños coágulos de sangre. Sin lugar a dudas, un caso muy complejo y que no tiene solución, por lo cual deberá pasar el resto de su vida en dicho centro de recuperación, ya que en su estado salvaje moriría rápidamente por ser incapaz de cazar. Si bien la vida de este “búho de los ojos estrellados” podría ser un poco triste por nunca más estar en libertad, en su nuevo hogar es protegido por expertos que se encargan de hacerle su día a día un poco más llevadero, apacible, y sobre todo seguro.

Comentarios

comentarios