Cynognathus: La extraña criatura que era mitad reptil y mitad perro

Este singular animal vivió hace más de 200 millones de años y era un terápsido, es decir un lagarto pero que tenía muchas características de mamífero. Fue un voraz carnívoro

Hacia fines del período Triásico, existió una criatura que habitó lugares tan variados como los terrenos que actualmente comprenden Argentina, Sudáfrica y China. Gracias a estudios paleontológicos se ha indagado que se extinguió hace 208 millones de años. Ese animal fue el Cygnonathus crateronotus, el único representante del género Cynognathus.

Considerado hasta ahora como una especie de “eslabón perdido” de la evolución, el Cynognathus crateronotus era un terápsido, o sea un rarísimo ser que si bien era reptil, estaba casi a medio camino entre los lagartos y los mamíferos. Sus prominentes mandíbulas junto a su hocico protruido y convexo, le daban el aspecto típico de un mini dinosaurio, pero sin embargo tenía una importante particularidad: su cuerpo estaba cubierto de pelos, aunque por contrapartida ponía huevos. Es decir, era todo un híbrido dentro de la cadena evolutiva zoológica.

El aspecto del cynognathus era parecido al de un perro mutante, con una cabeza un tanto desproporcionada en relación a su cuerpo: su cráneo medía más de 30 centímetros, es decir casi un tercio de la longitud de su cuerpo (sin contar la cola). El gran tamaño de sus colmillos indica que era un cazador avezado, o por lo menos debe haber sido bastante feroz.

Comentarios

comentarios