Crónicas Jurásicas: Estegosaurio, un herbívoro de temer

Durante la llamada Era de los Dinosaurios, quienes sembraron el terror fueron los cazadores. Sin embargo, esta criatura tenía un arma secreta que lo hacían un luchador muy potente en el uno contra uno

Hacia fines del Jurásico y principios del Cretácico habitó en lo que actualmente son Estados Unidos y Europa uno de los dinosaurios más emblemáticos de todos, y que hasta ahora casi con más apariciones en películas y documentales que cualquier otro herbívoro: el Estegosaurio, cuyo nombre significa “lagarto cubierto” o “lagarto con placas”. Efectivamente, este reptil cuadrúpedo de 9 metros de largo y 4 de alto tenía una serie de crestas en su zona dorsal y una potente cola provista de enormes y afiladas puntas capaces de penetrar hasta al cuero más duro del reino animal.

Fue hace unos 150 millones de años en que este animal tuvo que llevar a cabo batallas épicas contra los más peligrosos predadores que hayan existido durante la Era Mesozoica. Tal vez su oponente más tenaz fue el Allosaurio, un carnívoro bípedo y de gran rapidez de movimientos, aunque no menos impresionantes deben de haber sido sus peleas contra el temible Tiranosaurio Rex, voraz bestia con la cual de seguro perdió muchas más veces que las que ganó, pero que sin embargo no debe habérselas llevado gratis debido a los fuertes coletazos del estegosaurio, capaces de fracturarle una pierna o romperle la cabeza incluso al más temido de los dinosaurios.

Comentarios

comentarios