Consejos para comprar ropa y accesorios con inteligencia

¿Qué hacer para dejar de comprar ropa “errónea” y comenzar a adquirir prendas útiles que nos hagan sentir hermosas y que de verdad queramos usar?

No es tan difícil como podría parecer, tan sólo sigue estos consejos que el experto en moda Antonio González de Cosío nos comparte en “El libro del estilo”.

No compres lo que otros compran
Si eres la clásica chica que ve a su compañera de oficina con una blusa nueva y corre a preguntarle dónde se la compró para ir por una similar, piénsalo dos veces. No está mal que veamos algo que nos encanta y lo queramos para nosotras, pero hay que ser objetivas y evaluar si esa prenda tan bonita se nos verá igual de bien a nosotras.

A mí me ocurrió hace poco con una blusa de color amarillo claro que le vi a una chava en la calle, le lucía tan cool que me fui de shopping a buscar una parecida para mí. En el probador me dí cuenta de que ese tono de amarillo no se veía nada bien sobre mi piel y me hacía lucir demacrada; tome la decisión de no comprar la blusa porque no me hacía resplandecer.

No compres sólo por que está de moda
Estampados, rayas, transparencias, minivestidos… las tendencias de moda son diversas y generalmente muy atractivas; sin embargo, no todas van con nuestro tipo de cuerpo o estilo personal. Recuerda que los diseñadores son muy listos y exhiben sus prendas en modelos, maniquíes o celebridades para que te imagines luciéndolas igual.

Toma en cuenta que el 90% de la población del mundo no tiene cuerpos “perfectos”, así que por más ropa ultra fashion que compremos, no vamos a vernos igual que una modelo. Ya lo dice el dicho: “De la moda, lo que te acomoda”. Esta frase debería estar exhibida a la entrada de todos los centros comerciales y grabada en todas las tarjetas de crédito.

Invierte en accesorios
Antonio González de Cosío recomienda que más que comprar ropa de última tendencia, nos preocupemos por armar una colección de zapatos, bolsas y joyas de buena calidad, ya que darán un toque de clase y elegancia a cualquier outfit. Unos jeans y una camiseta sencilla lucirán perfectos con un bolso de marca o unos zapatos impactantes. Una vez que tengas más o menos cubierta tu cuota de accesorios, puedes ir tras la ropa y adquirir piezas clásicas y versátiles, a las cuales dar distintos usos y matices gracias a los accesorios.

Impulso contra razón
Si ves algo que te gusta y te queda bien, cómpralo. Pero antes debes comparar varias prendas parecidas, tamaños, estilo y precios. Por el contrario, si algo no se te ve lindo, aunque sea la prenda de tus sueños terminará arrumbada en el clóset, así que no la adquieras. Ahora bien, si algo te luce maravillosamente, pero es muy costoso, lo vas a usar pocas veces o pasará de moda en tres días, lo mejor es hacer una valoración real de la prenda: si es para lucirla en una fiesta donde todo mundo te verá, si la deseas con toda el alma y ya tienes pensado dónde y cuándo la usarás, cómprala. Caprichos tenemos todos y en ocasiones hay que dejar que el impulso se salga con la suya.

Comentarios

comentarios