Chilesaurus: El “eslabón perdido” de los dinosaurios

Hace unos 150 millones de años existió en el extremo más austral del mundo una criatura que estaba a medio camino de tres familias de lagartos prehistóricos
Desconcertados quedaron los paleontólogos al presenciar lo que estaban viendo: los restos del que bien podría ser considerado un verdadero “eslabón perdido” dentro de los enigmáticos y extintos dinosaurios. Este fue el impacto que generó en la comunidad científica el descubrimiento del llamado Chilesaurus diegosuarezi, un extraño lagarto que vivió en Chile hace ya 148 millones de años y cuyos vestigios fueron encontrados en el 2004 por un niño de 7 años en la región de Aysén. De hecho, el nombre científico de esta extinta criatura se debe al menor que fuera su casual descubridor, llamado Diego Suárez.

Sin embargo, tuvo que pasar una década completa para que la ciencia diera a conocer el descubrimiento de este verdadero “Rompecabezas evolutivo”. Fue el pasado 27 de abril cuando apareció en la prestigiosa revista Nature un artículo que confirmaba la existencia pasada del Chilesaurus, el dinosaurio chileno que aún tiene en vilo a los paleontólogos de todo el mundo.

¿Dónde radica la particularidad de este anómalo lagarto que habitó lo que actualmente es la Patagonia? Lo que se sabe de esta especie es que se trata de una criatura inclasificable, pues si bien a grandes rasgos se le consideró un miembro más de los terópodos (lagartos bípedos y corredores, tal como el Tiranosaurio o el Velocirraptor), también se ha confirmado que en total reúne características de tres familias de estos seres mesozoicos: de los terópodos tiene la cola, el torso y las patas traseras; de los saurópodos (dinosaurios de cuello largo) tiene la cabeza y la dentadura; y de los orniquistios (dinosaurios con cornamenta) tiene los huesos de la pelvis. Es decir, es una mezcla de linajes que lo hacen ser un animal único en la historia de la evolución.

Aparte de todo esto, el Chilesaurus tiene varios registros más que lo convierten en un hallazgo sin precedentes: es el primer dinosaurio descubierto en Chile que perteneció al período Jurásico (todo el resto eran del Cretácico, que fue posterior), y también fue el primer terópodo herbívoro que haya sido descubierto en el Hemisferio Sur, lo cual pudo ser indagado por un estudio de la anatomía de sus dientes, mandíbulas y pico. Sin dudas, sus despojos representan un registro que muestran cómo fue la vida hace millones de años, el cual además podrá enseñar a las generaciones futuras lo extraordinario que fue el ya lejano período Mesozoico.

Comentarios

comentarios