Chalicotherium: La mezcla perfecta entre un gorila, un perezoso y un caballo

Este animal extinto desapareció hace unos 7,7 millones de años. En su momento llegó a ser un mamífero muy abundante, ya que se han encontrado sus restos en Europa, Asia y África

Imponente. Esa sería la palabra que mejor podría definir al voluminoso Chalicotherium (“bestia guijarro” en griego), ya que este animal prehistórico medía entre 2,6 y 3 metros de altura, y 4 metro de largo. Las dimensiones de esta apacible criatura impresionaban, sobre todo considerando que era un cuadrúpedo que nunca andaba erguido.

Chalicotherium: Un coloso pacífico

Para saber más sobre el Chalicotherium tenemos que remontarnos al Mioceno, ya que este enorme mamífero existió hace 16 millones de años, y desapareció hace 7,7. Es decir, se trata de un ser relativamente reciente, en comparación con otros gigantes de la prehistoria. Se ha logrado constatar que este herbívoro llegó a ser muy abundante en su momento, ya que sus restos han podido ser hallados tanto en Europa como en Asia o en África.

La dieta de este mamífero estaba compuesta por hierbas, tallos, tubérculos y raíces, usando sus grandes y resistentes garras como verdaderos rastrillos para escarbar la tierra, y así obtener el alimento del cual se nutría.

Sin dudas una de las características más particulares del Chalicotherium era su extraño aspecto, ya que el cuerpo que tenía era muy parecido al de un gorila -al que incluso podía asimilarse en su forma de caminar- pero su cabeza era un híbrido entre la de un caballo con la de un oso perezoso. Sus extremidades anteriores estaban hiperdesarrolladas en relación a sus patas traseras, que eran mucho más cortas. Si bien el corpulento aspecto de este robusto animal era capaz de inspirar bastante respeto, en realidad se trataba de un ser muy tranquilo y poco agresivo, el cual jamás atacaba a menos que se viera realmente amenazado.

Comentarios

comentarios