Caracal: El sorprendente lince africano

Este felino de tamaño mediano vive en las zonas semidesérticas de África, pero también puede ser visto en regiones tan remotas como Turquía y la India

El caracal (Caracal caracal) es uno de los felinos salvajes más abundantes del mundo: a diferencia de otros de sus parientes, no se encuentra bajo la amenaza de la extinción, ya que existe en diversos sectores de la sabana africana y en zonas semidesérticas aledañas. Pero no sólo es posible divisarlo en esos parajes, ya que incluso puede vérsele en puntos muy remotos del orbe, como Turquía e incluso la India. Si bien habitualmente se le conoce como “lince africano”, su hábitat no está confinado sólo a ese continente.

Caracal y sus penachos

Considerado un felino de tamaño mediano, el caracal mide entre 60 y 92 centímetros de largo, sin incluir su cola mocha. De todas formas resulta bastante curioso que este “lince africano” en rigor esté mucho más emparentado con el pequeño y patilargo serval que con los corpulentos linces de Eurasia y Norteamérica.

La característica física más evidente del caracal son sus orejas puntiagudas terminadas en un penacho peludo de tonalidad oscura que le da su nombre (caracal proviene de “karakulak”, que significa “orejas negras” en turco). También -y al igual que el serval y la familia de los linces- este animal posee un agudo sentido de la visión y de la audición, lo cual transforma en un intrépido cazador nocturno, que cuenta entre sus presas preferidas a roedores, además de crías de antílopes. Su extraordinaria agilidad le permite dar saltos de más de tres metros,  con lo cual incluso puede atrapar a aves en pleno vuelo.

En contrapartida a otros felinos salvajes, el caracal es un mamífero bastante más dócil, razón por la cual puede ser perfectamente domesticable. Solamente la subespecie existente en Asia Central se encuentra amenazada, no así la africana.

Comentarios

comentarios