Camellos, llamas, guanacos y toda su peculiar familia

Dentro de las múltiples familias de mamíferos aparece una muy interesante y digna de estudiar en profundidad: Camelidae, que se caracteriza por ser criaturas artiodactilares (con un número par de dedos), además de ser exclusivamente herbívoros, y por poseer una anatomía muy característica y peculiar: hocico largo, patas bastante prolongadas y un cuello prominente.

Camélidos de ayer y hoy

En total la familia Camelidae cuenta con once géneros distintos de animales, ocho de los cuales ya están extintos y solamente tres de ellos substisten hasta nuestros días: Camelus (compuesto por el camello y el dromedario), Vicugna (integrado por la vicuña y la alpaca) y Lama (donde aparecen la llama y el guanaco). Actualmente la familia Camelidae tiene representantes distribuidos en diversos puntos del orbe, los cuales van desde Asia y el norte de África (género Camelus) hasta Sudamérica (géneros Vicugna y Lama).

El camélido más grande del mundo actual es el Camelus batrianicus, que puede llegar a pesar hasta una tonelada. Es bastante corpulento si se le compara con los camélidos sudamericanos como la llama, la alpaca o el guanaco, pero al lado del gigantesco y extinto Titanotylopus habría sido en verdad insignificante: este animal cuadrúpedo medía casi cuatro metros de alto. Otro grandulón también fue el Aepycamelus, con una altura de más de tres metros.

Comentarios

comentarios