Asno salvaje somalí: El triste presente del burro de patas rayadas

Este particular equino habita solamente en el norte de África, y se encuentra en franco peligro de extinción. Si no se hace algo pronto, podría desaparecer para siempre en unos pocos años más

Dentro de la familia de los equinos hay un grupo muy particular, caracterizado por su naturaleza indómita y por habitar en condiciones extremas: los asnos salvajes africanos. Acá se distinguen dos subespecies: el asno salvaje somalí (Equus africanus somalicus) y el asno salvaje nubio (Equus africanus africanus). La diferencia entre ambos es que el somalí tiene rayas en sus patas -al igual que las cebras- mientras que el nubio tiene una cruz oscura en la espalda. Ambas criaturas se encuentran seriamente amenazadas por una extinción que parece inminente, por lo que de no hacerse nada al respecto, es posible que sus horas ya estén contadas.

Un animal que lucha por sobrevivir

Tanto el asno salvaje somalí como el nubio son parientes muy cercanos de un mamífero que es muy conocido para todos nosotros: el burro doméstico (Equus africanus asinus), el cual se encuentra globalmente repartido a lo largo y ancho de todo el mundo, y que para lograr sobrevivir a lo largo de la evolución ha tenido que aprender a someterse al trabajo agrícola humano. Sin embargo, este equino lamentablemente se encuentra en una leve recesión, debido a que está siendo reemplazado en forma progresiva por la moderna maquinaria agrícola en los campos.

El asno salvaje somalí (Equus africanus somalicus) habita en el llamado “cuerno de África”, y los escasos ejemplares que aún subsisten en estado silvestre deambulan repartidos por las zonas desérticas de Somalía, Eritrea y Etiopía. Dentro de sus principales cualidades está la facultad de tener una gran resistencia a los climas secos y calurosos, ya que su sistema digestivo le permite digerir la escasa vegetación desértica que consume, y sacar de estas hierbas la poca agua que poseen.

Llama poderosamente la atención que si bien las dos subespecies de asnos salvajes africanos (el somalí y el nubio) parecen ser animales hechos para aguantar condiciones extremas, actualmente estén al borde de la extinción, llegando a contabilizarse apenas unos pocos cientos en su estado natural. El cambio climático, la competencia por el escaso alimento con ganados domésticos y sobre todo la caza para obtener su carne (en países donde la gente se muere de hambre) parecen ser las tres principales causas que tienen en jaque a una criatura que siempre fue considerada “un sobreviviente por naturaleza”.

Comentarios

comentarios