Apatosaurus: Un dinosaurio robusto de cuello largo

Este reptil gigante fue uno de los animales más emblemáticos de fines del período Jurásico. Pertenecía a la familia de los saurópodos y medía casi 23 metros de largo

La familia de los saurópodos fue una de las más representativas de la Era de los Dinosaurios, caracterizada por agrupar a una serie de cuadrúpedos de gran tamaño y corpulencia, todos ellos provistos de un largo cuello y prominente cola, además de una cabeza diminuta y hábitos herbívoros. Dentro de este clan es que destaca el Apatosaurio (“reptil engañoso”), el cual tuvo el honor de haber sido el primer saurópodo en ser presentado en público, en 1905 en el Museo de Historia Natural de Yale (EEUU). Fue descubierto en 1877, pero recién en el año 2015 se concluyó que fue una criatura distinta al Brontosaurio, lo que sin embargo aún es puesto en duda por algunos paleontólogos.

Apatosaurus VS Allosaurus

Según se constató posteriormente, el apatosaurio no era una especie sino que una familia conformada por al menos seis especies distintas (aunque anatómicamente bastante parecidas): Apatosaurus grandis, Apatosaurus excelsus, Apatosaurus parvus, Apatosaurus minimus, Apatosaurus alenquerensis y Apatosaurus yahnahpin (el cuál también es considerado por algunos como un brontosaurio y no un apatosaurio).

El apatosaurio existió hace unos 152 millones de años (período Jurásico) en lo que hoy en día es Estados Unidos. Su longitud era de 22 a 23 metros, siendo un verdadero coloso que además poseía una especial cualidad que lo diferenciaba de otros saurópodos, como el Diplodocus: era bastante robusto en su contextura, por lo que se cree que al verse amenazado imponía mucho respeto al adoptar una postura erguida mientras agitaba su cola como un potente látigo.

Pese a su gran tamaño, el brutal apatosaurio tenía la fuerza suficiente para ponerse de pie sobre sus patas traseras cuando se topaba frente a frente con un predador. Algunos investigadores postulan que al ser atacado podía dar descomunales golpes con sus patas delanteras, al dejarse caer con todo su peso sobre el carnívoro, dejándolo inmediatamente fuera de combate (o incluso muerto). Así mismo, es probable que haya sido capaz de dar coces con sus patas traseras así como lo hacen los caballos, claro que con una potencia muchísimo mayor.

El enemigo natural del Apatosaurus fue el Allosaurus, un terópodo carnívoro rápido y feroz con el que de seguro libró violentos enfrentamientos para evitar ser devorado. Otros animales con los que de  seguro convivió eran algunos grandes herbívoros (de los que era pariente cercano) como el Diplodocus y el Camarasaurus, además del mítico Stegosaurus.

Comentarios

comentarios